Pan de cada día es el escuchar diariamente las lecturas en la Iglesia; pan de cada día es también el oír y cantar himnos.

San Agustín, sermón 57, 7


Fr. Jesús Suela Arroyo