«Las demás cosas de esta vida tanto menos se han de llorar cuanto más se las llora, y tanto más se han de llorar cuanto menos se las llora.»

(S. AGUSTIN, Las Confesiones, 10,1,1)


Fr. Jesús Suela Arroyo